fbpx

Valor y riesgo de los entrenamientos de transformación

Los programas de educación experiencial y de transformación fueron sometidos a varios estudios científicos independientes. En su conjunto, estos estudios constituyen ahora el conjunto de investigación más grande sobre este tipo de programa educativo. Charles Ingrasci entrevistó a uno de los principales investigadores científicos, el Dr. Morton Lieberman, para una actualización de esta investigación.

CI: ¿Cuál es su relación con Lifespring?

ML: El marco de los entrenamientos en transformación me ha permitido seguir una línea de investigación sobre «Grupos de inducción del cambio» que empecé hace aproximadamente 40 años.  De forma similar a otras fuentes de financiación, presenté mis propuestas de investigación a Lifespring, ellos se encargaron de los gastos de investigación y los datos son de mi propiedad. He tenido el control total e independiente sobre el propósito del estudio y la forma de llevarlo a cabo. Mi investigación sobre Lifespring ha sido publicada en periódicos escolares en el pasado y así seguirá siendo en el futuro.

CI: ¿Cuáles son los objetivos de su investigación científica sobre «Grupos de inducción del cambio»? ¿Qué puede revelarnos?

ML: Bueno, verá, la mente humana es demasiado propensa a ver patrones donde no los hay. El método científico nos permite reducir la subjetividad. Cuando se trata de los complejos humanos, hay muchas variaciones del método científico, pero tienen una esencia común. Los procedimientos empleados para desarrollar información se describen en términos que permitan a otros investigadores reproducir el estudio. Otro investigador podría coger los mismos métodos y debería desarrollar las mismas conclusiones. Incluso si no es el caso, debería ser capaz de seguir el estudio para ver que las conclusiones están claramente integradas en la información recogida.

CI: ¿Cuál es la diferencia entre la ciencia y la opinión de un experto?

ML: Deje que lo ilustre repasando los intereses de mi investigación particular, «Grupos de cambio de personas». Si repasa los últimos 40 o 50 años, descubrirá varias declaraciones de profesionales acerca de este tipo de grupos. En 1950, participé en los Laboratorios nacionales de entrenamiento que desarrollaron grupos de entrenamiento, o «T-Groups», como se los conoce popularmente. Los psiquiatras publicaron varios artículos sugiriendo que los T-Groups eran peligrosos. Su información se basaba en la observación de un puñado de pacientes que habían participado en los T-Groups. Eso no es ciencia. Es opinión. No es ciencia porque para realizar cualquier declaración sobre los puntos positivos o negativos hay que estudiar una muestra de gente que no haya sido seleccionada previamente. Cualquier declaración realizada acerca de los efectos y basada en un subgrupo de gente pequeño y muy selectivo no es ciencia, es opinión.

CI: Entonces, ¿la ciencia pretende eliminar, o al menos definir, la subjetividad?

ML: En ninguna empresa se puede escapar totalmente de la subjetividad. La diferencia con la ciencia es que la subjetividad puede ser percibida y criticada públicamente. Por ejemplo, si alguien estudia los efectos de un sistema educativo y usa respuestas de la gente sobre cuánto les ha gustado este o qué sacaron de este, las respuestas serán subjetivas. Pero existen respuestas abiertas: los métodos son claros e identificables. Y la conclusión se basa en información objetiva sobre la subjetividad, así que está ahí para que cualquiera la vea. Mucho de lo que se toma por la opinión de un experto en el área de la educación se genera principalmente por pasión y no mediante una evaluación disciplinada de lo que realmente está pasando. 

CI: Pero incluso si la investigación se lleva a cabo de forma excelente, ¿qué validez tiene? Es decir, ¿no está usted haciendo «ciencia blanda» si lo comparamos con la «ciencia dura»?

ML: Depende de las declaraciones que se quieran hacer. Desde luego, no es lo mismo que la física y no hay uniformidad sobre la mejor manera de estudiar el comportamiento humano complejo. Sin embargo, existe una opinión compartida de que algunas maneras son mejores que otras. Por ejemplo, la mayoría de los científicos estaría de acuerdo con que los errores que se cuelan en nuestras afirmaciones acerca de la naturaleza humana pueden, hasta cierto punto, ser corregidos estudiando un grupo aleatorio de personas que no ha sido seleccionado. Aunque la mayoría de los científicos está de acuerdo con los métodos de estudio sobre las personas, los problemas que se estudian son cuestiones de considerable opinión y desacuerdo. 

CI: ¿Podría explicar su investigación sobre los entrenamientos en transformación, empezando por lo que publicó en el American Journal of Psychiatry en abril de 1987?

ML: La primera serie de estudios evaluó el nivel de riesgo para los individuos que participan en este entrenamiento. Es un asunto que me ha interesado desde hace mucho tiempo, empezando en 1968, cuando llevé a cabo un conjunto de estudios amplio y clásico (así lo considera el campo) sobre grupos de encuentro. Mi primer estudio sobre Lifespring se realizó con aproximadamente 300 personas en el entrenamiento Básico. Reproducimos los métodos desarrollados en ese estudio anterior sobre grupos de encuentro para ver hasta qué punto las personas se convirtieron en «víctimas psiquiátricas». Descubrimos que ninguna se había convertido en víctima psiquiátrica.

Ahora bien, la declaración científica más precisa que se puede hacer es que no hubo evidencias en el estudio de los entrenamientos en tranformación de que hubiese víctimas psiquiátricas.

Encontramos a 5 personas, entre las 300, a las que clasificamos como víctimas de reacciones de estrés, en sentido abreviado, preocupantes, pero reacciones de las que se podían recuperar.  Por ejemplo, la úlcera de un participante se agravó. Otra persona tuvo depresión durante varios días. A ese estudio le siguieron dos más, uno en el que hicimos un seguimiento de esas personas varios años después para ver si había algunas consecuencias psiquiátricas a largo plazo. Y, una vez más, no encontramos ninguna.

CI: ¿En qué se diferencia una reacción de estrés a un episodio psiquiátrico?

ML: La gente consigue solucionar las reacciones de estrés por si misma y, por lo tanto, después de unas semanas, las manifestaciones ya han desaparecido. Las reacciones de estrés implican breves episodios, por así decirlo, como estar deprimido durante 4 o 5 días. Es muy común en muchos tipos de situaciones de estrés y no son un asunto desconocido para las instituciones educativas. El primer año de colegio, por ejemplo, produce a menudo altos niveles de estrés en muchos niños. 

CI: Supongo que asuntos como enamorarse y desenamorarse, casarse, tener hijos y cambiar de trabajo pueden ser típicas situaciones estresantes.

ML: Sí. Y es exactamente cómo la ciencia los considera. La mayoría de los cambios importantes en la vida son posibles agentes estresantes. Este tipo de estrés es una parte normal de la vida.

CI: Por lo tanto, basándonos en su estudio, ¿el estrés que se siente en los entrenamientos en transformación sería similar a los tipos de estrés que uno se encuentra en la vida cotidiana?

ML: Sí. Imagino que las cinco personas de las que estábamos hablando antes ya habían sentido algo de angustia en su momento, pero, luego, siguieron con sus vidas. No fue una experiencia debilitadora para ellos, la gente afronta este estrés de la misma manera que lo hace cuando van al colegio, se casan, tienen hijos o cambian de trabajo. Así que es preciso ponerlo en ese tipo de contexto, los episodios habituales en la vida producen estrés.

Cuando las personas se miran a sí mismas de forma significativa, una pequeña parte experimentará inevitablemente síntomas que describimos en nuestro estudio. 

CI: ¿De qué manera puede comparar el riesgo de los entrenamientos en transformación con otros «Grupos de inducción del cambio» que ha estudiado o de los que tiene conocimiento?

ML: Mi supuesto, basándome en los distintos estudios que he realizado y leído, es que todos los cambios implican un cierto grado de desafío y estrés. La prueba, por ejemplo, del primer año de colegio nos revela que el número de reacciones de estrés que hay es mucho más elevado que el número de personas que experimentan este estrés en un entrenamiento de tranformación de 5 días.

Si comparamos los resultados de nuestro estudio de Lifespring (Lieberman: «Efectos de los entrenamientos de conocimiento en grupo sobre el estado psiquiátrico de los participantes», American Journal of Psychiatry, abril de 1987) con nuestros resultados del estudio sobre el grupo de encuentro (Lieberman, Yalom y Miles: Grupos de encuentro: primeras impresiones, Basic Books, 1973), vemos que alrededor del 9 % de las personas que investigamos en el estudio sobre el grupo se convirtieron en víctimas psiquiátricas, mientras que en el estudio de Lifespring esto no ocurrió con ninguno de los participantes.

Ahora bien, la declaración científica más precisa que se puede hacer es que no hubo evidencias en el estudio de Lifespring de que hubiese víctimas psiquiátricas. No es posible investigar de forma concluyente la cuestión de si puede llegar a ocurrir. Si hiciésemos muchos, muchos estudios a lo largo de un periodo prolongado de tiempo con los mismos resultados, entonces la probabilidad sería cada vez menor, pero no podría decir nunca que sea imposible. Solo puedo decir que no hay pruebas de ello.

La mayoría de las personas en los entrenamientos de transformación aumentaron de forma significativa la opinión que tenía de sí misma y su autoestima. Mejoraron en su rendimiento laboral… Y se volvieron mucho más eficaces en el mundo. 

También llevamos a cabo un tercer estudio sobre nuestro curso Avanzado. Ahí utilizamos los procedimientos de vanguardia para generar un diagnóstico psiquiátrico de las personas antes de que entrasen en este entrenamiento y después los estudiamos de nuevo, aproximadamente un año más tarde. Con las personas que llegaron con trastornos psiquiátricos (hablo de gente que podemos clasificar como personas con trastornos de ansiedad, fobias, etc.), descubrimos que sus trastornos no se alteraron, de una forma u otra. No mejoraron ni empeoraron debido a su participación.

 CI: Sus estudios muestran que las personas que llegaron sin trastornos psiquiátricos se fueron sin ellos y que las personas que llegaron con ellos, se fueron de los entrenamientos de transformación con los mismos trastornos intactos, ni aumentaron ni disminuyeron. 

ML: Correcto. Si las personas tienen problemas psiquiátricos, el entrenamiento en transformación no es el sitio adecuado. Los cursos de entrenamientos en transformación no les harán daño, pero tampoco los curarán. Los entrenamientos en transformación no son psicoterapéutico.

CI: ¿De qué otros resultados de la investigación puede hablarnos?

ML: Bueno, los entrenamientos en transformación existen para ofrecer a las personas una oportunidad de hacer cambios significativos en sus vidas, así que estamos estudiando los puntos positivos que la gente se lleva de estos. Estamos realizando un estudio, todavía en curso, donde empezamos con 100 personas elegidas aleatoriamente en 10 entrenamientos Básicos. Fueron entrevistadas y evaluadas con una serie de medidas antes del entrenamiento Básico y, de nuevo, un año más tarde. Observamos, además de si tenían problemas de salud mental, cómo habían cambiado, la imagen y la opinión que tenían de sí mismas, su autoestima y sus sistemas de creencias.

También nos interesaba saber cómo iba su trabajo, su matrimonio y su labor como padre o madre. Descubrimos algunos cambios estadísticos importantes a lo largo de ese año. La mayoría de las personas de los entrenamientos aumentó de forma significativa la opinión que tenía de sí misma y su autoestima. Mejoró su rendimiento laboral, su matrimonio y también su labor como padre o madre. Al final del año, el número de personas que se podían describir midiendo su tipo de personalidad como pasiva, dócil y dependiente se redujo radicalmente. La mayoría de las personas se volvió mucho más «agéntica», es decir, su personalidad cambió para ser más eficaz en el mundo.

Esas personas tenían un mayor sentido de control de sus vidas en lugar de dejar que agentes externos tuviesen el control. Así que estamos descubriendo cambios muy interesantes en términos de autoestima, así como cambios positivos en la personalidad. Tengo que subrayar la necesidad de actuar con cautela en este punto ya que este estudio sigue en curso y no tenemos, por ahora, los resultados del grupo de control para comparar. Sin embargo, los resultados son muy alentadores.

Lo que hemos hecho hasta el momento es establecer, científicamente, que el riesgo por participar en los entrenamientos de transformación es mínimo. Ese problema, desde mi punto de vista, está resuelto. No hay pruebas de que los entrenamientos supongan riesgos psicológicos importantes para la gran mayoría de las personas. Ahora, mi agenda para estos entrenamientos está dirigida más hacia los cambios positivos y cómo ocurren.

Por ejemplo, en los entrenamientos de transformación, las personas vienen para verse a sí mismas, al mundo y a sus capacidades de distintas formas. ¿Cómo se mide eso y cómo lo describe? ¿Y qué hay en la experiencia del entrenamiento que permite a las personas lograr esos tipos de cambios positivos después de pasar solo 40 horas en el entrenamiento Básico? Ese es el rompecabezas, el intrigante rompecabezas. Me interesa que, clínicamente, las personas describen cambios positivos importantes dentro de ellas. Me gustaría ser capaz de describirlo científicamente y entender por qué ocurre y a quién le ocurre.

CI: Lifespring ve sus cursos como un aprendizaje para adultos que trata sobre problemas a los que se enfrentan los adultos, como el compromiso, la responsabilidad, las obligaciones, la comunicación, hacer y recibir comentarios, saber qué es importante para uno y tomar medidas al respecto, entre otras cosas. El promedio de edad de los estudiantes no puede decir lo que es bueno para todo el mundo, pero todavía no puedo precisar qué persona de treinta años no parece sacar provecho del entrenamiento en transformación. ¿Es bueno para todos, es decir, todos los adultos?

ML: Bueno, nunca se ha descubierto nada que sea bueno para todo el mundo, en todo momento. Creo que las personas que consideran este tipo de experiencia educativa necesitan un autoexamen para saber por qué acuden, qué quieren sacar de ello y qué han hecho. No puedo decir lo que es bueno para todo el mundo, pero todavía no puedo precisar qué persona no parece sacar provecho del entrenamiento. Lo he intentado.

Por ejemplo, pensamos que algunas personas con ciertos trastornos psiquiátricos podrían no sacar provecho del entrenamiento de transformación, pero la investigación muestra que se beneficiaron de este igual que las otras personas. No se benefician en absoluto por sus trastornos psiquiátricos, sino que sacan provecho de la misma manera que las personas que no están sufriendo esos trastornos.

Así que no tengo la respuesta a eso, excepto para decir que mi creencia general es que nada, ni un marco educativo ni un marco transformador, es válido para todo el mundo, en todo momento. Es una cuestión de elección personal basada en un minucioso autoexamen.

CI: Muchas gracias y esperamos con impaciencia saber más en el futuro.

By |2018-10-15T22:44:52+01:00octubre 15th, 2018|Investigaciones Cientificas|0 Comments

About the Author: